Perdidos en la montaña

Perdidos en la montaña

Si te has perdido o no has preparado la ruta

Algunos consejos por si cometéis la imprudencia de no haber preparado la ruta, no tener mapa, ni brújula y no tenéis ni idea de donde estáis y queréis salir pitando de ahí para llegar a algún sitio civilizado.

Como norma básica deberemos seguir hacia abajo en los valles hasta alcanzar un río que en la mayoría de los casos nos llevará a algún zona habitada. Lógicamente esto no son matemáticas y no siempre es así. En algunos lugares el río se convierte en cascada y no lo podremos seguir o el ancho valle se cierra o se corta en un precipicio y no nos deja continuar.

Una opción es subir algún pico alto que permita ver más claro hacia dónde ir. Aquí entra en juego ese instinto de orientación que nos dirá qué dirección es la mejor.

Un par de trucos simples y básicos para saber dónde están los puntos cardinales:

A las 12 hora solar (13 h en invierno, 14 h en verano) el sol está justo al Sur.

La parte más húmeda o con musgo de la corteza de los árboles está hacia el norte.

Si encontramos un camino podemos seguirlo, aún a riesgo de alejarnos más de la civilización, ya que las posibilidades de llegar a algún núcleo habitado son mayores. Tener en cuenta que, en el caso de senderos, puede pasar que estén hechos por los animales y no nos lleven a ningún lugar habitado. Los animales como las cabras recorren las montañas, habituadas a pasar por sus caminos más conocidos.

Importante consejo cualquiera que sea la situación

Como ves no hay una fórmula mágica que saque del apuro. En este punto todo depende de lo previsor que hayas sido respecto a material y utensilios, tú formación y experiencia. Si todo falla lo mejor es no dejarse llevar por la desesperación, no perder la calma y sobre todo no gastar energías tontamente, ya que nos pueden hacer falta.

¿Qué hacer?

  1. Lo mejor es valorar la situación, apelar a la prudencia.
  2. No buscar atajos que supongan un riesgo aunque veáis un pueblo por debajo de vosotros en la distancia.
  3. Decidir los pasos a seguir, nunca dividir el grupo, a no ser que por inmovilidad de un miembro del grupo (por accidente o enfermedad repentina) y haya que buscar ayuda inmediata.

Qué hacer si nos hemos perdido y se hace de noche.

Si andáis por pistas o caminos que implican riesgo, vais por sendas mal marcadas, fuera de pista o en mitad de un monte pelado con bastante desnivel, que conlleve peligro, ósea más perdidos que un pulpo en un garaje. Es mejor plantearse pasar la noche en el lugar, hacer un vivac, buscando un lugar adecuado que esté protegido. Es mejor llegar al día siguiente, aunque eso genere alarma y preocupación. Se supone que antes de salir indicamos a personas allegadas  la zona a la que vamos, que no llegar nunca. Con los primeros rayos de sol todo se verá mejor.

Señalización en Senderismo

Señalización en Senderismo

Sistema de Señalización

1. Tipología de rutas según el grado de dificultad.

Rutas de baja dificultad

Para personas inexpertas. Suelen recorrerse en un mismo día y en un terreno más o menos llano

Rutas de dificultad media

Con algunas cuestas pronunciadas. Implican mayor duración en el tiempo, incluso la acampada nocturna.  Por lo que necesitamos llevar una mochila con más peso, con todo lo necesario para pernoctar en el campo.

Rutas de alta dificultad

Es necesario tener experiencia previa y un mínimo de preparación física. Imprescindible disponer de un equipo completo con tienda de campaña, saco de dormir También calentadores, abundancia de agua y de alimentos (también geles energéticos, barritas). Incluso ir acompañado de un guía experimentado en la zona si no se conoce el terreno.

2. Ordenación y clasificación de senderos

Longitud: más de 2 jornadas.

Marcas: blanco y rojo.

Determinación: • GR (espacio) Nª

Numeración: • FEDME

Variantes: sí.

Derivaciones: sí.

Longitud: Se realiza en 1 ó 2 jornadas

Marcas: Blanco y Amarillo.

Determinación: • PR-Letra provincia (espacio)  Nª autonomía

Numeración: • Autonómica  • Territorial

Variantes: sí.

Derivaciones: sí.

Particularidades: Pueden tener menos de 10 km. y seguir siendo un PR, dependiendo de la dificultad, desnivel, etc.

Longitud. Hasta 10 km, aprox., y con una dificuktad mínima.

Marcas. Blanco y Verde.

Determinación. • SL-Letra provincia (espacio) Nª otros.

Numeración. • Autonomía  • Territorial

Variantes. No.

Derivaciones. No.

Longitud. Máximo 2 jornadas y menos de 50 km.

Marcas. Blanco y Rojo o Blanco y Amarillo.

Determinación. • GR (espacio) Nª (punto) Nª.   • PR-Letra provincia (espacio) Nª (punto) Nª

Numeración. • FEDME   • Autonómica

Variantes. No.

Derivaciones. Sí.

Longitud. 1 hora (entre ida y vuelta) y 3 km.

Marcas. Blanco y Rojo o Blanco y Amarillo.

Determinación. • Denominación toponímica.

Numeración. • FEDME   • Autonómica.

Variantes. No.

Derivaciones. No.

Particularidades. Puede darse el caso de no estar balizado.

Longitud. Máximo 2 jornadas.

Marcas. Blanco y Rojo.

Determinación. • GR (espacio) Nª (barra) Nª.

Numeración. • FEDME.

Variantes. No.

Derivaciones. ¿No.?

Longitud. Discurre por más de 3 estados.

Marcas. Blanco y Rojo.

Determinación. • E (espacio) Nª.

Numeración. • ERA.

Variantes. No.

Derivaciones. ¿No.?

Particularidades. Por lo general discurren por GR balizados. En  algunos momentos, ante la inexistencia de GR, pueden trazarse itinerarios nuevos.

3. Marcas y señales en senderos. Códigos y colores

4. Soportes de señalización. Postes y balizas.

5. ¿Y nosotros? También debemos “señalizarnos” por seguridad

Llevar un chaleco reflectante en la mochila cuando nuestra ruta puede alargarse siempre es un seguro de vida. Tanto si atravesamos caminos por donde pueden pasar todoterrenos, como si estamos en lugares menos accesibles.

Los colores reflectantes son un aviso para vehículos. Sin ellos corremos el peligro de no ser vistos y tener algún accidente.

En zonas menos accesibles las bandas de estos chalecos son visibles desde lejos. Por poco que pensemos que puedan hacer, su efectividad es evidente y en ciertas circunstancias nos pueden salvar la vida.

Así que no olvidaremos meter un en la mochila.

Orientarse en la montaña

Orientarse en la montaña

 

 

 

 

         Atalaya

 

Orientarse en la montaña

Consejos para una buena orientación

Siempre deberías prepararte la ruta lo mejor posible y anticiparte a los problemas. Da igual el nivel de dificultad que lleve tu ruta. Tanto si haces trekking en Nepal, trekking en Kilimanjaro, trekking en Austria , trekking en Aragón como si se trata de la montaña de tu pueblo. Lógicamente a mayor grado de dificultad mayores medidas de seguridad y previsiones a tomar. Pero por muy fácil que te parezca SIEMPRE debes preparar antes una serie de cuestiones.

Y para ello lo mejor es que empieces desde casa con tu ordenador y el software adecuado. Así no se te escapará ningún detalle y lo tendrás todo bajo control. Hoy en día con el teléfono móvil lo tenemos mucho más fácil, ya que llevamos un ordenador encima a todas horas y todas partes. Actualmente existen multitud de aplicaciones para este fin. Nosotros recomendamos una en especial ORUXMAPS,  la aplicación más versátil y mejor diseñada para las actividades de montaña. Con ella podrás consultar mapas, rutas, incluso seguirlas, descargando el track de tu ruta de WIKILOC. En esta web encontrarás miles de rutas de cualquier punto de España y del mundo.

Uso correcto y adecuado del mapa

1. Cuando utilices el mapa acostúmbrate a orientarlo de forma adecuada. No para que puedas leer las letras sino siguiendo la orientación geográfica. Es decir, orientar el Norte del mapa hacia el Norte de tu brújula (es recomendable instalar una aplicación en tu móvil). 
2. Si no tienes brújula oriéntalo mediante referencias visuales. Así sabrás realmente lo que tienes delante independientemente de que puedas leer el texto o no. La posición del Sol es algo básico que todos tenemos que saber. En las zonas más sombrías y húmedas suele acumularse hongos, líquenes y musgos, por ejemplo, en el lado Norte de los árboles.
3. Interpreta y aprovecha al máximo la información que te ofrece el mapa. En el conjunto de información que te da un mapa la leyenda y los textos (toponimia, referencias geográficas…) son solo una pequeña parte. El grueso de la información te la van a ofrecer las curvas de nivel representando la orografía del terreno.
Interpreta las curvas de nivel para intuir el perfil de tu ruta. De esta forma te harás una idea del terreno por el que te mueves o te vas a mover, no solo si es subida o bajada, sino también la pendiente del mismo, lo escarpado del entorno, en definitiva la orografía. Si estás interesado en saber más sobre las curvas de nivel aquí te dejamos el enlace de Además, en caso de hacerse de noche, estos perfiles te van a ayudar para situarte mejor en el mapa e interpretarlo correctamente.

Haz tu propio cálculo de distancias y tiempos

De esta manera sabrás calcular qué distancia has recorrido en el mapa y podrás estimar tu tiempo de llegada a un determinado punto o a tu destino final. No mires solo al frente. Cuando te muevas por la montaña mira a tu alrededor, por cansado que estés. No solo disfrutarás más del entorno y los terrenos difíciles se harán más llevaderos, sino que además te ayudará a crear tu propio mapa mental que podrás comparar con el real para ver tu situación en determinados momentos.

Uso de iluminación artificial

En caso de hacerse de noche tendrás que utilizar tu iluminación artificial, una mala Frontal para la orientación nocturnavisibilidad puede terminar en accidente, es en ese momento cuando un buen frontal te sacará de apuros unido a la buena preparación de la ruta, tú buena formación y experiencia. En caso de disminuir la visibilidad por niebla, lluvia, nieve… ten presente también estos aspectos.

Visualiza puntos característicos

Que después puedas localizar en el mapa y en el caso de regresar por el mismo camino marca tus propios “puntos de ruta” mentales sobre puntos relevantes del terreno como puede ser una gran roca sobre el camino, un árbol singular, etc., teniendo también presente la distancia a ese punto porque en caso de que tu regreso sea de noche puede que no lo veas con tanta claridad.En caso de pérdida, lo primero será ubicarte en el mapa, haciendo uso de tus herramientas (GPS, brújula y altímetro) para a continuación retomar tu ruta.
Senderista perdida en la montañaEn caso de no conseguirlo, regresa hasta el último punto conocido. Asegúrate de que el mapa está bien orientado, sitúate mentalmente en el último punto del mapa que con certeza estaba en tu ruta, intenta recordar el terreno recorrido y dónde ha podido estar el fallo.

No te fíes de las indicaciones “no oficiales”

Hito de piedras en el sendero Tipo hitos o montones de piedras o de cualquier otro tipo, a veces la gente las coloca para no perderse, y se pierdan o no, no las eliminan, por lo que puede ser más un perjuicio que una ayuda. No te fíes de todos los senderos “bien marcados”, dependiendo de dónde te encuentres es posible que sean de animales y hagan que te desvíes de la ruta correcta. Gran parte del espacio del que transitas puede estar ocupado por la ganadería extensiva y/o animales salvajes que hacen que esos caminos no lleven a ningún lugar.

Busca las marcas “oficiales”

Poste de señalización oficialVe atento y buscando continuamente las marcas tipo “oficiales” del sendero (GR-, PR-CV, SL-CV) estas siempre aparecerán, saber interpretarlas es fundamental, así como las referencias visuales que aporta el entorno, (se supone que has preparado la ruta y llevas un mapa de la zona). Debes conocer el sistema de señalización que se utiliza en la montaña. Aquí te dejamos el enlace de nuestro artículo “Señalización en el Senderimo”. Cuida todos estos aspectos y detalles, de ellos depende que la salida a la montaña se convierta en un día inolvidable o simplemente en un día pésimo para olvidar.

error: Content is protected !!