Atalaya

 

Orientarse en la montaña

Consejos para una buena orientación

Siempre deberías prepararte la ruta lo mejor posible y anticiparte a los problemas. Da igual el nivel de dificultad que lleve tu ruta. Tanto si haces trekking en Nepal, trekking en Kilimanjaro, trekking en Austria , trekking en Aragón como si se trata de la montaña de tu pueblo. Lógicamente a mayor grado de dificultad mayores medidas de seguridad y previsiones a tomar. Pero por muy fácil que te parezca SIEMPRE debes preparar antes una serie de cuestiones.

Y para ello lo mejor es que empieces desde casa con tu ordenador y el software adecuado. Así no se te escapará ningún detalle y lo tendrás todo bajo control. Hoy en día con el teléfono móvil lo tenemos mucho más fácil, ya que llevamos un ordenador encima a todas horas y todas partes. Actualmente existen multitud de aplicaciones para este fin. Nosotros recomendamos una en especial ORUXMAPS,  la aplicación más versátil y mejor diseñada para las actividades de montaña. Con ella podrás consultar mapas, rutas, incluso seguirlas, descargando el track de tu ruta de WIKILOC. En esta web encontrarás miles de rutas de cualquier punto de España y del mundo.

Uso correcto y adecuado del mapa

1. Cuando utilices el mapa acostúmbrate a orientarlo de forma adecuada. No para que puedas leer las letras sino siguiendo la orientación geográfica. Es decir, orientar el Norte del mapa hacia el Norte de tu brújula (es recomendable instalar una aplicación en tu móvil). 
2. Si no tienes brújula oriéntalo mediante referencias visuales. Así sabrás realmente lo que tienes delante independientemente de que puedas leer el texto o no. La posición del Sol es algo básico que todos tenemos que saber. En las zonas más sombrías y húmedas suele acumularse hongos, líquenes y musgos, por ejemplo, en el lado Norte de los árboles.
3. Interpreta y aprovecha al máximo la información que te ofrece el mapa. En el conjunto de información que te da un mapa la leyenda y los textos (toponimia, referencias geográficas…) son solo una pequeña parte. El grueso de la información te la van a ofrecer las curvas de nivel representando la orografía del terreno.
Interpreta las curvas de nivel para intuir el perfil de tu ruta. De esta forma te harás una idea del terreno por el que te mueves o te vas a mover, no solo si es subida o bajada, sino también la pendiente del mismo, lo escarpado del entorno, en definitiva la orografía. Si estás interesado en saber más sobre las curvas de nivel aquí te dejamos el enlace de Además, en caso de hacerse de noche, estos perfiles te van a ayudar para situarte mejor en el mapa e interpretarlo correctamente.

Haz tu propio cálculo de distancias y tiempos

De esta manera sabrás calcular qué distancia has recorrido en el mapa y podrás estimar tu tiempo de llegada a un determinado punto o a tu destino final. No mires solo al frente. Cuando te muevas por la montaña mira a tu alrededor, por cansado que estés. No solo disfrutarás más del entorno y los terrenos difíciles se harán más llevaderos, sino que además te ayudará a crear tu propio mapa mental que podrás comparar con el real para ver tu situación en determinados momentos.

Uso de iluminación artificial

En caso de hacerse de noche tendrás que utilizar tu iluminación artificial, una mala Frontal para la orientación nocturnavisibilidad puede terminar en accidente, es en ese momento cuando un buen frontal te sacará de apuros unido a la buena preparación de la ruta, tú buena formación y experiencia. En caso de disminuir la visibilidad por niebla, lluvia, nieve… ten presente también estos aspectos.

Visualiza puntos característicos

Que después puedas localizar en el mapa y en el caso de regresar por el mismo camino marca tus propios “puntos de ruta” mentales sobre puntos relevantes del terreno como puede ser una gran roca sobre el camino, un árbol singular, etc., teniendo también presente la distancia a ese punto porque en caso de que tu regreso sea de noche puede que no lo veas con tanta claridad.En caso de pérdida, lo primero será ubicarte en el mapa, haciendo uso de tus herramientas (GPS, brújula y altímetro) para a continuación retomar tu ruta.
Senderista perdida en la montañaEn caso de no conseguirlo, regresa hasta el último punto conocido. Asegúrate de que el mapa está bien orientado, sitúate mentalmente en el último punto del mapa que con certeza estaba en tu ruta, intenta recordar el terreno recorrido y dónde ha podido estar el fallo.

No te fíes de las indicaciones “no oficiales”

Hito de piedras en el sendero Tipo hitos o montones de piedras o de cualquier otro tipo, a veces la gente las coloca para no perderse, y se pierdan o no, no las eliminan, por lo que puede ser más un perjuicio que una ayuda. No te fíes de todos los senderos “bien marcados”, dependiendo de dónde te encuentres es posible que sean de animales y hagan que te desvíes de la ruta correcta. Gran parte del espacio del que transitas puede estar ocupado por la ganadería extensiva y/o animales salvajes que hacen que esos caminos no lleven a ningún lugar.

Busca las marcas “oficiales”

Poste de señalización oficialVe atento y buscando continuamente las marcas tipo “oficiales” del sendero (GR-, PR-CV, SL-CV) estas siempre aparecerán, saber interpretarlas es fundamental, así como las referencias visuales que aporta el entorno, (se supone que has preparado la ruta y llevas un mapa de la zona). Debes conocer el sistema de señalización que se utiliza en la montaña. Aquí te dejamos el enlace de nuestro artículo “Señalización en el Senderimo”. Cuida todos estos aspectos y detalles, de ellos depende que la salida a la montaña se convierta en un día inolvidable o simplemente en un día pésimo para olvidar.

error: Content is protected !!