Si te has perdido o no has preparado la ruta

Algunos consejos por si cometéis la imprudencia de no haber preparado la ruta, no tener mapa, ni brújula y no tenéis ni idea de donde estáis y queréis salir pitando de ahí para llegar a algún sitio civilizado.

Como norma básica deberemos seguir hacia abajo en los valles hasta alcanzar un río que en la mayoría de los casos nos llevará a algún zona habitada. Lógicamente esto no son matemáticas y no siempre es así. En algunos lugares el río se convierte en cascada y no lo podremos seguir o el ancho valle se cierra o se corta en un precipicio y no nos deja continuar.

Una opción es subir algún pico alto que permita ver más claro hacia dónde ir. Aquí entra en juego ese instinto de orientación que nos dirá qué dirección es la mejor.

Un par de trucos simples y básicos para saber dónde están los puntos cardinales:

A las 12 hora solar (13 h en invierno, 14 h en verano) el sol está justo al Sur.

La parte más húmeda o con musgo de la corteza de los árboles está hacia el norte.

Si encontramos un camino podemos seguirlo, aún a riesgo de alejarnos más de la civilización, ya que las posibilidades de llegar a algún núcleo habitado son mayores. Tener en cuenta que, en el caso de senderos, puede pasar que estén hechos por los animales y no nos lleven a ningún lugar habitado. Los animales como las cabras recorren las montañas, habituadas a pasar por sus caminos más conocidos.

Importante consejo cualquiera que sea la situación

Como ves no hay una fórmula mágica que saque del apuro. En este punto todo depende de lo previsor que hayas sido respecto a material y utensilios, tú formación y experiencia. Si todo falla lo mejor es no dejarse llevar por la desesperación, no perder la calma y sobre todo no gastar energías tontamente, ya que nos pueden hacer falta.

¿Qué hacer?

  1. Lo mejor es valorar la situación, apelar a la prudencia.
  2. No buscar atajos que supongan un riesgo aunque veáis un pueblo por debajo de vosotros en la distancia.
  3. Decidir los pasos a seguir, nunca dividir el grupo, a no ser que por inmovilidad de un miembro del grupo (por accidente o enfermedad repentina) y haya que buscar ayuda inmediata.

Qué hacer si nos hemos perdido y se hace de noche.

Si andáis por pistas o caminos que implican riesgo, vais por sendas mal marcadas, fuera de pista o en mitad de un monte pelado con bastante desnivel, que conlleve peligro, ósea más perdidos que un pulpo en un garaje. Es mejor plantearse pasar la noche en el lugar, hacer un vivac, buscando un lugar adecuado que esté protegido. Es mejor llegar al día siguiente, aunque eso genere alarma y preocupación. Se supone que antes de salir indicamos a personas allegadas  la zona a la que vamos, que no llegar nunca. Con los primeros rayos de sol todo se verá mejor.

error: Content is protected !!