Imagen Pixabay

Compartir

Facebook Twitter Whatsapp Telegram Email

Cronómetro tiempo de lectura lectura 12 minutos

La regla de las 3 capas

En cualquier época del año pero más cuando llega el frío, hacemos repaso de nuestro armario para comprobar qué prendas tenemos para subir a la montaña y estar abrigados. El principio de las tres capas es una guía práctica para vestirse adecuadamente en entornos de montaña y actividades al aire libre, con el objetivo de mantenerte abrigado, seco y cómodo en condiciones variables. Una famosa marca noruega de fabricación de prendas con más de 140 años investigando en el mercado, es la que dió difusión en 1986 a esta norma que combina solo 3 capas (una prenda por capa) para estar preparado en la montaña

Origen de la norma, factores a tener en cuenta

¿Quién no ha oído o pronunciado alguna vez la frase «me visto por capas como una cebolla»? Esta frase tan popular la oímos mucho en primavera y otoño donde la climatología es inestable. Los montañeros experimentados la aplican a sus subidas a las montañas donde las necesidades cambian a lo largo de una ruta o una escalada. Cambios debidos a tres factores:

1. El a veces imprevisible cambio atmosférico (de temperatura y humedad) que puede sobrevenir de manera inesperada aunque consultemos el tiempo antes de salir (chubascos y vientos).

2. Los cambios previsibles en el recorrido, con zonas sometidas al sol, zonas de sombra, humedad.

3. Los cambios de temperatura y humedad de nuestro cuerpo, resultado del esfuerzo desarrollado.

Versatilidad y aplicación de la norma

La correcta selección de solo tres piezas de ropa  hacen de esta norma una perfecta combinación muy versátil y adaptativa a diferentes situaciones climatológicas o físicas. Aunque la parte que normalmente protegemos con mayor interés es el torso, aplicaremos esta norma a prendas de diferentes partes del cuerpo; extremidades inferiores, pies (calcetines, polainas, ect.), cabeza (prendas con capucha, gorros, etc.)

Primera capa de ropa | Capa Base

La primera capa de ropa para montaña, también conocida como capa base, es esencial para mantenerte seco y cómodo al absorber y eliminar la humedad del cuerpo. Para elegir las prendas de esta capa hay que tener en cuenta:

1. Material con el que está confeccionada la prenda

1.1. Lana. La lana es conocida por ser suave, transpirable y naturalmente resistente a los olores. También tiene propiedades aislantes, lo que significa que puede mantenerte caliente incluso cuando está húmeda. Fue durante mucho tiempo el material utilizado para la ropa en general y para la montaña en especial. Los pastores y los aficionados a la montaña de, por ejemplo,  los años ’70 vestían con prendas de abrigo confeccionadas con lana.

Imagen de Pixabay

1.2. Telas Sintéticas. Son materiales que surgieron con la eclosión de los plásticos en los años ’50 del siglo XX y revolucionaron el mundo de la ropa de abrigo por sus cualidades. En la actualidad, materiales sintéticos derivados del petróleo como poliéster, nailon o polipropileno son populares y utilizados para capas base debido a su capacidad para absorber la humedad y secarse rápidamente y su menor peso respecto a las fibras naturales como la lana.

Pese a sus muchas ventajas, los materiales sintéticos incrementan la contaminación, sobre todo la marina. Prendas como los forros polares que en el proceso de lavado se desprenden microfibras que van a parar al mar. Paradógicamente los montañeros aman la naturaleza y la montaña y son quienes utilizan más este tipo de prenda. 

Fibra sintética | Imagen en Pixabay

«Environmental» | Imagen en Pixabay

Cada vez más conscientes de las perjudiciales consecuencias, tanto montañeros y sobre todo  organizaciones como Ecologistas en Acción en  el artículo «La ropa de montaña contamina el mar»  proponen el uso alternativo de prendas naturales como el algodón, el lino y la lana y la ganadería extensiva. En esta línea, ya existen empresas que han empezado a fabricar forros polares con tejidos de lana.

Revista. (2018, 7 noviembre). Pablo Manzano, «La ropa de montaña contamina el mar». Ecologistas en Acción. https://www.ecologistasenaccion.org/108620/a-la-montana-con-prendas-naturales-la-ropa-de-sintetica-contamina-el-mar/

2. Transpirabilidad y Secado Rápido

La capacidad de la capa base para transferir la humedad lejos de la piel y permitir que se evapore es crucial. Esto ayuda a mantenerte seco y evita la sensación de humedad incómoda.

3. Ajuste Cómodo

La primera capa debe tener un ajuste ceñido al cuerpo sin ser demasiado apretada. Un ajuste ceñido ayuda a maximizar la eficiencia en la transferencia de humedad y proporciona una mayor comodidad bajo las capas adicionales.

4. Gestión de Olores

Si optas por lana merino, apreciarás sus propiedades naturales de resistencia a los olores. Sin embargo, algunas telas sintéticas también tienen tratamientos antibacterianos para ayudar en la gestión de olores.

5. Tipo de Actividad

Considera la intensidad de la actividad y las condiciones climáticas. Para actividades de alta intensidad, es posible que desees una capa base más ligera y transpirable, mientras que para condiciones más frías, una capa base más gruesa puede ser apropiada.

Ejemplos de prendas de la capa interior

Camisetas térmicas, camisetas interiores de manga larga, leggings térmicos o pantalones interiores. La elección específica dependerá de tus preferencias personales y de las condiciones en las que planeas utilizar la ropa.

Segunda Capa de Ropa | Capa Intermedia

La segunda capa de ropa para montaña, también conocida como capa intermedia, tiene como función principal aislar y retener el calor generado por el cuerpo. Considera los siguientes aspectos a la hora de comprar una prenda de la capa intermedia:

1. Material con el que está confeccionada la prenda

1.1. Forro polar «Fleece». Originariamente «fleece». El «forro polar» o «fleece» fue inventado por una mujer, Malinda Chouinard, esposa del fundador de Patagonia, (Yvon Chouinard) cuando a principios del siglo XX se empeñaron en buscar un material que tuviera cierto grado de impermeabilidad tras observar la ropa de lana de los pescadores del Atlántico. El forro polar es una opción popular para la capa intermedia debido a su capacidad para proporcionar un buen aislamiento térmico y retener el calor. Viene en diferentes pesos, siendo el polar grueso más cálido.

Puedes encontrar más información en nuestro post «Senderismo, el forro polar, una prenda popular entre senderistas».

1.2. Materiales sintéticos. Diferentes marcas han fabricado e innovado el sector con nuevos materiales habituales hoy en día como una opción más. Estos materiales ofrecen aislamiento incluso cuando están mojados y son más ligeros que el forro polar.

Materiales cuyo objetivo es producir prendas que mantegan el cuerpo caliente seco y cómodo. Fibras no tejidas con el fin de brindar un mayor confort, ya que a iguales espesores que otras fibras mantiene más del doble de calor que las mismas.

2. Aislamiento Térmico

Busca una capa intermedia que ofrezca el nivel de aislamiento térmico adecuado para las condiciones climáticas y la actividad que estás realizando. En climas más fríos, es posible que prefieras una capa más gruesa.

3. Transpirabilidad

Aunque la capa intermedia no está directamente en contacto con la piel, es beneficioso que sea transpirable para permitir la evaporación de la humedad generada por el cuerpo y evitar la acumulación de sudor.

4. Peso y Compresibilidad

Considera el peso y la capacidad de comprimir la capa intermedia, especialmente si planeas llevarla en tu mochila cuando no la estés usando. Los materiales más ligeros y compresibles son ideales para actividades como el senderismo.

5. Versatilidad

Busca una capa intermedia versátil que pueda adaptarse a una variedad de condiciones. Algunas prendas pueden tener características como cremalleras de ventilación para ayudar a regular la temperatura.

Ejemplos de prendas para la segunda capa

Sudaderas con aislamiento térmico, chaquetas de forro polar, chaquetas aislantes ligeras, etc. La elección específica dependerá de tus preferencias personales, las condiciones climáticas y el nivel de actividad. La combinación adecuada de la primera y segunda capa contribuirá significativamente a mantenerte abrigado y cómodo en la montaña.

Tercera Capa de Ropa | Capa Exterior

La tercera capa de ropa para montaña, también conocida como capa exterior, está diseñada para protegerte contra los elementos exteriores, como viento, lluvia, nieve u otras condiciones adversas. Aquí hay algunas consideraciones al elegir la tercera capa:

1. Impermeabilidad y Resistencia al Viento

La capa exterior debe ser impermeable para protegerte de la lluvia y la nieve. También debe tener resistencia al viento para bloquear los vientos fríos y mantener el calor generado por las capas internas.

2. Transpirabilidad

Aunque debe ser resistente al agua, también es crucial que la capa exterior sea transpirable para permitir que la humedad generada por el cuerpo escape. Esto ayuda a evitar la acumulación de humedad dentro de la ropa.

3. Material

Materiales como el Gore-Tex son comunes en prendas exteriores de alta calidad debido a su capacidad para ser impermeables y transpirables al mismo tiempo. Hay otras tecnologías y materiales similares en el mercado.

El Gore-Tex fue inventado en 1969 en EEUU cuando se descubre el PTFE expandido y sus cualidades (extraordinariamente fuerte, de baja absorción de agua y alta resistencia a la intemperie). En 1976 comienza su andadura en el mundo outdoor con sus primeros pedidos para prendas de montaña. En su constante investigación la línea de productos Gore-Tex se ha ido incrementando uniendo la impermeabilidad a la comodidad y al rendimiento de las prendas confeccionadas con su material.

4. Peso y Compresibilidad

Considera el peso y la capacidad de compresión de la capa exterior, especialmente si la llevarás contigo en la mochila. Elige chaquetas y pantalones  ligeras y compactas.

5. Ajuste y Versatilidad

Busca una prenda de capa exterior con un ajuste que permita el uso de capas adicionales debajo si es necesario. Algunas prendas también tienen características como ventilaciones para regular la temperatura y permitir la circulación del aire.

6. Capucha y Cierres

Una capucha ajustable y cierres de calidad son importantes para proteger completamente contra el viento y la lluvia. Los cierres, como cremalleras impermeables y solapas, ayudan a sellar la prenda.

Ejemplos de prendas para la tercera capa

Chaquetas impermeables y cortavientos, pantalones impermeables, capas exteriores con tecnología Gore-Tex u otros materiales similares.

La elección específica dependerá de las condiciones climáticas esperadas y del tipo de actividad que estés realizando en la montaña. La combinación de estas tres capas proporciona versatilidad y adaptabilidad para enfrentar una variedad de condiciones.

En resumen, es importante ajustar estas capas según las condiciones climáticas y las actividades que estés realizando. Por ejemplo, en climas más fríos o en situaciones de alta actividad, es posible que necesites menos capas o capas más ligeras. En cambio, en condiciones más adversas, puedes añadir capas adicionales o seleccionar materiales más robustos. Además, la capacidad de regular la ventilación, por ejemplo, mediante cremalleras de ventilación en las capas exteriores, también es crucial para mantener el equilibrio entre el calor y la humedad

Compartir

Facebook Twitter Whatsapp Telegram Email
Cierre entrada y páginas "Acompáñanos en esta aventura"

Artículos de interés

Sistema de señalización en Senderismo en España

error: Content is protected !!